viernes, 13 de mayo de 2016

La restauración del palomar del Monasterio de Carracedo recibe el premio Palacio de Canedo #SalvemosLosPalomares

Monasterio de Santa María de Carracedo y su  palomar "utópico"

Lo primero de todo es dar las gracias a Ruud y Hanneke 
por confiar en nosotros para hacer realidad esta utopía.

Para que luego digan que las utopías 
no se pueden hacer realidad


La rehabilitación del edificio, promovida por la Asociación de Amigos de los Palomares de León, cuya portavoz es la bloguera de iLeón.com Irma Basarte, junto a la de una casa en Peñalba de Santiago se han hecho acreedores de los dos primeros premios de la octava edición del certamen de la Fundación Prada a Tope. 

Una casa en Peñalba de Santiago y un palomar del Monasterio de Carracedo se han hecho acreedores de los dos primeros premios de la octava edición del certamen de la Fundación Prada a Tope, en el que se reconocen las mejores rehabilitaciones y recuperaciones de la arquitectura tradicional de El Bierzo. 

El primero de los proyectos, ubicado en la calle Arriba de la Puente y restaurado por Pilar González, ha sido seleccionado en la categoría de recuperaciones promovidas por particulares o empresas no vinculadas a la Administración, por lo que se ha hecho con un premio dotado con 1.500 euros. El segundo y tercer puesto han sido, en esta ocasión, para una vivienda de Fontoira (Fabero), sita en la calle El Soto y propiedad de Inés García; y para otra rehabilitada en Magaz de Abajo, concretamente en la calle Ermita que también funciona como centro de fisioterapia, propuesta por Lucía Galán. Las dotaciones económicas conseguidas en cada uno de los casos son de 1.000 y 500 euros . El accésit, por su parte, se lo llevó Alejandro Fernández por una infraestructura de la calle La Iglesia de Campo, en el municipio de Ponferrada. 

En lo que respecta a la categoría de proyectos públicos promovidos por Ayuntamientos, Juntas Vecinales o Asociaciones de Vecinos, el jurado ha premiado al palomar del Monasterio de Carracedelo -recuperado por el Ayuntamiento de Carracedelo después de más de medio siglo de abandono, que se ha llevado el cheque de 1.500 euros, el molino ubicado en Palacios del Sil -rehabilitado por la Junta Vecinal- y la Ermita de Magaz de Abajo, promovida por el Ayuntamiento de Camponaraya. Al igual que en la anterior área, el segundo y el tercer puesto está reconocido con una ayuda de 1.000 y 500 euros. 



El acto, que se celebró en la sala Picantal del Palacio de Canedo, contó con la asistencia de numerosas personalidades de la política municipal, así como representantes de diversas instituciones bercianas. Los conocidos como 'Oscar' del patrimonio rural del Bierzo, que contaron con 15 finalistas de 11 municipios de la Comarca, están patrocinados por el Consejo Comarcal, los Ayuntamientos de Carracedelo y Arganza y la propia Fundación Prada a Tope. En total, se repartieron 6.000 euros en premios. El Consejo Comarcal del Bierzo aporta 3.000 euros para la categoría de edificios promovidos por las instituciones, los ayuntamientos de Carracedelo y Arganza 1.500 y 1.000 euros, respectivamente, y la propia Fundación Prada a Tope el resto. Además, el Ayuntamiento de Noceda decidió el año anterior que los 500 euros del premio que ganaron revertieran en la propia Fundación.

Álvarez Courel dijo en la entrega de premios que el Palacio de Canedo "tenía que ser y tiene que seguir siendo la sede de estos premios porque lo que ha hecho Prada en el edificio, que yo conocí en ruinas, es un ejemplo de lo que es la recuperación del patrimonio arquitectónico rural", a la vez que avanzó el compromiso de su institución de continuar con el patrocinio en años sucesivos. 

Prada, por su parte, abundó en la necesidad de que los propios habitantes de los pueblos se impliquen en la mejora de su rico patrimonio rural, y destacó que lo más importante de estos premios es el esfuerzo compartido. Finalizada la entrega de diplomas, los ganadores y el público asistente disfrutó de una cata de vinos y un pequeño ágape para poner el broche de oro a una nueva edición de esta popular cita.


Irma Basarte10.-

El palomar de Carracedo recibe el ‘Óscar’ a la restauración 2016 #SalvemosLosPalomares


La sala Picantal del Palacio de Canedo se volvió a ‘vestir con sus mejores galas’ para acoger una nueva edición de los que se han dado en denominar ya como los ‘Óscar’ de la restauración del patrimonio arquitectónico rural de la comarca del Bierzo. Un espacio que un año más se quedó pequeño para albergar a premiados e invitados de esta octava edición de los Premios Palacio de Canedo que organiza Prada a Tope, y que cuenta con el patrocinio del Consejo Comarcal del Bierzo y los ayuntamientos de Carracedelo y Arganza (junto a la propia fundación). 

Precisamente el primer llamamiento del presidente de la Fundación, José Luis Prada ‘a Tope’ fue, tras destacar la categoría de todos los participantes de esta edición del concurso, a la colaboración de las instituciones y particulares para poder perpetuar en el tiempo la celebración de un certamen que premia uno de «los elementos diferenciadores de nuestra comarca» como es la arquitectura popular.

El concurso, dividido en dos categorías: edificios públicos y edificaciones privadas, contó con la participación de quince aspirantes en la edición de 2016. 

Quince aspirantes que, en el apartado de edificios promovidos por ayuntamientos y juntas vecinales, coronó con el ‘Óscar 2016’ a la restauración arquitectónica en edificación pública al palomar del Monasterio de Santa María la Real de Carracedo. «Es un honor recibir este galardón por el trabajo realizado por el Ayuntamiento, y que ha sido posible gracias a la aportación económica realizada por un matrimonio holandés», señaló el alcalde de Carracedelo, Raúl Valcarce. El palomar, el más antiguo de los documentados en toda la provincia de León, se construyó en 1750 y costó 1.600 reales, según apuntó el regidor carracetelense. 

El segundo premio de este apartado de entidades públicas recayó en la Junta Vecinal de Palacios del Sil, por la restauración de un molino en esta localidad del Alto Sil. El cuadro de honor lo cerró el Ayuntamiento de Camponaraya, por la restauración de la ermita de Magaz de Abajo. 

En su vertiente de particulares, el primer premio fue para Pilar González, por la restauración de una vivienda en el número 2 de la calle Arriba de la Fuente de Peñalba de Santiago. El segundo premio reconoció la restauración llevada a cabo por Inés García en el edificio del número 1 de la calle el Soto de Fontoria y el tercer premio fue para Lucía Galán (Calle La Ermita, 12 de Magaz de Abajo). En esta categoría el jurado decidió otorgar un accésit a Alejando Fernández de Campo.

El premio será íntegro para la Asociación de Amigos de los palomares de León.

La utopía se hizo realidad, 
no todos los días ganamos un "Óscar"


Irma Basarte10.-

El palomar del Monasterio de Carracedo y una casa de Peñalba, galardonados por la Fundación Prada a Tope #SalvemosLosPalomares


También están entre los premiados construcciones en Fontoria, Magaz de Abajo, Palacios del Sil y Campo 

El Palomar del Monasterio de Carracedo, recuperado por el Ayuntamiento de Carracedelo después de más de medio siglo de abandono, y una casa en Peñalba restaurada por Pilar González, se llevaron los primeros premios en sendas categorías de la octava edición de los Premios Palacio de Canedo a la recuperación de la arquitectura tradicional del Bierzo. 

La entrega de premios tuvo lugar anoche en la sala Picantal del Palacio de Canedo, donde se congregaron los finalistas y se fueron dando a conocer los premios en presencia del presidente del Patronato de la Fundación, José Luis Prada, el presidente del Consejo Comarcal Gerardo Álvarez Courel, y los alcaldes de Carracedelo Raúl Valcarce, de Arganza Luis Manuel González y el teniente de alcalde de Noceda, Pedro García. 

En total se repartieron 6.000 euros en premios, siendo el primer premio de cada categoría de 1.500 euros, 1.000 euros el segundo y 500 el tercero. 

Los premios están patrocinados por el Consejo Comarcal del Bierzo, que aporta 3.000 euros para la categoría de edificios promovidos por las instituciones, así como los ayuntamientos de Carracedelo (1.500 euros) y Arganza (1.000 euros), y la propia Fundación Prada a Tope. Además, el Ayuntamiento de Noceda decidió el año anterior que los 500 euros del premio que ganaron revertieran en la propia Fundación. 

Álvarez Courel dijo en la entrega de premios que el Palacio de Canedo “tenía que ser y tiene que seguir siendo la sede de estos premios porque lo que ha hecho Prada en el edificio, que yo conocí en ruinas, es un ejemplo de lo que es la recuperación del patrimonio arquitectónico rural”, a la vez que avanzó el compromiso de su institución de continuar con el patrocinio en años sucesivos. 

Prada, por su parte, abundó en la necesidad de que los propios habitantes de los pueblos se impliquen en la mejora de su rico patrimonio rural, y destacó que lo más importante de estos premios es el esfuerzo compartido. 

Los premiados han sido: 

En la categoría de construcciones rehabilitadas por particulares, el 1er Premio, de 1.500 euros, ha sido para una casa en Peñalba de Santiago, de Pilar González Rodríguez 

El Jurado destacó su cuidada su restauración, especialmente en los detalles de balconadas, cubierta, escalera de acceso, pavimento de los corredores, carpintería exterior en madera y el entablado del faldón de los corredores 

El Segundo Premio, de 1.000 euros, fue para una casa en Fontoria, de Inés García. 

De ella destacó el Jurado un corredor muy bien conseguido, con muy buen aspecto, en madera, tanto horizontal como vertical, casetón en cubierta muy bien proporcionado con la longitud de la fachada y del corredor. 

El Tercer Premio, de 500 euros fue para una casa y Centro de Fisioterapia en Magaz de Abajo, propuesta por Lucía Galán Santos 

Al Jurado le sorprendió gratamente el conjunto de edificios que alberga su interior, desde la fachada principal, bien recuperada, hasta el resto de las fachadas no accesibles desde fuera, por sus detalles constructivos. 

En esta categoría se dio también un Accésit, a una casa en Campo (Ponferrada), de Alejandro Fernández . En la categoría de edificios promovidos por instituciones públicas como ayuntamientos, juntas vecinales o asociaciones culturales o de vecinos, el 1er Premio, de 1.500 euros, fue para el Palomar de Santa María en Carracedo del Monasterio obra promovida por el Ayuntamiento de Carracedelo. El Jurado reseñó que “Se trata del palomar fechado más antiguo del Bierzo, construido por los monjes de Caracedo en 1769, y que es además uno de los más grandes del Bierzo. Edificio cilíndrico, como casi todos los palomares de la comarca, ha sido restaurado con gran acierto, conservando su forma geométrica intacta y ejecutando la nueva cubierta que había desaparecido”.

El premio fue recogido por la concejala de Carracedelo Mari Cruz Miguel, que anunció que los 1.500 euros del premio serían donados a la Asociación de Amigos de los Palomares del Bierzo para que continúen con su labor. 

El 2º Premio, de 1.000 euros, es un molino en Palacios del Sil, recuperado por la Junta Vecinal. De él, el Jurado señaló “su enclave en un lugar precioso y el buen aspecto de la recuperación en todos sus detalles: cargaderos, ventanas, entrada principal etc… Además, está en funcionamiento”.

El 3er Premio, de 500 euros, fue para una ERMITA en MAGAZ DE ABAJO, promovida por el Ayuntamiento de Camporanaya. “Se trata de una ermita cuya rehabilitación ha sido integral, y la que se ha incorporado un cuerpo nuevo, moderno, distinto en su aspecto al carácter arquitectónico del inicial, y que juntos sirven de sala de usos múltiples para el pueblo, ya que la ermita no tenía usos religioso”. 

 Es de significar que el edificio era una ruina que pertenecía a particulares desde hace varios siglos, y que ahora forma parte del dominio público gracias a la apuesta de los vecinos de Magaz y del propio Ayuntamiento de Camponaraya.

Aclarar que el nombre de la Asociación es Asociación de Amigos de los Palomares de León, que parece ser que la noticia la han calcado unos de otros.

Noticia publicada en Leonoticias.com 13/5/2016

Irma Basarte10.-

El palomar de Carracedo recibe el premio Palacio de Canedo a la restauración #SalvemosLosPalomares


ARQUITECTURA La recuperación de una casa en Peñalba de Santiago también resulta premiada por la Fundación Prada a Tope 

El palomar del monasterio de Carracedo, recuperado por el Ayuntamiento de Carracedelo después de más de medio siglo de abandono, y unacasa en Peñalba restaurada por Pilar González, se han llevado los primeros premios en sendas categorías de la octava edición de los Premios Palacio de Canedo a la recuperación de la arquitectura tradicional del Bierzo. 

La entrega de premios tuvo lugar en la noche de este jueves en la sala Picantal del Palacio de Canedo, donde se congregaron los finalistas y se fueron dando a conocer los premios en presencia del presidente del Patronato de la Fundación, José Luis Prada; el presidente del Consejo Comarcal, Gerardo Álvarez Courel, y los alcaldes de Carracedelo, Raúl Valcarce, de Arganza, Luis Manuel González y el teniente de alcalde de Noceda, Pedro García. 

En total se repartieron 6.000 euros en premios, siendo el primer premio de cada categoría de 1.500 euros, 1.000 euros el segundo y 500 el tercero. 

Los premios están patrocinados por el Consejo Comarcal del Bierzo, que aporta 3.000 euros para la categoría de edificios promovidos por las instituciones, así como los ayuntamientos de Carracedelo (1.500 euros) y Arganza (1.000 euros), y la propia Fundación Prada a Tope. Además, el Ayuntamiento de Noceda decidió el año anterior que los 500 euros del premio que ganaron revertieran en la propia Fundación. 

Álvarez Courel dijo en la entrega de premios que el Palacio de Canedo "tenía que ser y tiene que seguir siendo la sede de estos premios porque lo que ha hecho Prada en el edificio, que yo conocí en ruinas, es un ejemplo de lo que es la recuperación del patrimonio arquitectónico rural", a la vez que avanzó el compromiso de su institución de continuar con el patrocinio en años sucesivos. 

Prada, por su parte, abundó en la necesidad de que los propios habitantes de los pueblos se impliquen en la mejora de su rico patrimonio rural, y destacó que lo más importante de estos premios es el esfuerzo compartido. 

PREMIADOS 

En la categoría de construcciones rehabilitadas por particulares, el Primer Premio, de 1.500 euros, ha sido para una casa en Peñalba de Santiago, de Pilar González Rodríguez. El jurado destacó su cuidada su restauración, especialmente en los detalles de balconadas, cubierta, escalera de acceso, pavimento de los corredores, carpintería exterior en madera y el entablado del faldón de los corredores. 

El Segundo Premio, de 1.000 euros, fue para una casa en Fontoria, de Inés García. De ella destacó el jurado un corredor muy bien conseguido, con muy buen aspecto, en madera, tanto horizontal como vertical, casetón en cubierta muy bien proporcionado con la longitud de la fachada y del corredor. 

El Tercer Premio, de 500 euros fue para una casa y Centro de Fisioterapia en Magaz de Abajo, propuesta por Lucía Galán Santos. Al jurado le sorprendió gratamente el conjunto de edificios que alberga su interior, desde la fachada principal, bien recuperada, hasta el resto de las fachadas no accesibles desde fuera, por sus detalles constructivos. 

En esta categoría se dio también un Accésit, a una casa en Campo, de Alejandro Fernández . 

En la categoría de edificios promovidos por instituciones públicas como ayuntamientos, juntas vecinales o asociaciones culturales o de vecinos, el Primer Premio, de 1.500 euros, fue para el palomar de Santa María en Carracedo del Monasterio, obra promovida por el Ayuntamiento de Carracedelo. El jurado reseñó que "se trata del palomar fechado más antiguo del Bierzo, construido por los monjes de Carracedo en 1769, y que es además uno de los más grandes del Bierzo. Edificio cilíndrico, como casi todos los palomares de la comarca, ha sido restaurado con gran acierto, conservando su forma geométrica intacta y ejecutando la nueva cubierta que había desaparecido". 

El premio fue recogido por la concejala de Carracedelo, Mari Cruz Miguel, que anunció que los 1.500 euros del premio serían donados a la Asociación de Amigos de los Palomares del Bierzo para que continúen con su labor. 

El Segundo Premio, de 1.000 euros, es un molino en Palacios del Sil, recuperado por la Junta Vecinal. De él, el jurado señaló “su enclave en un lugar precioso y el buen aspecto de la recuperación en todos sus detalles: cargaderos, ventanas y entrada principal. Además, está en funcionamiento”. 

El Tercer Premio, de 500 euros, fue para una ermita en Magaz de Abajo, promovida por el Ayuntamiento de Camporanaya. “Se trata de una ermita cuya rehabilitación ha sido integral, y la que se ha incorporado un cuerpo nuevo, moderno, distinto en su aspecto al carácter arquitectónico del inicial, y que juntos sirven de sala de usos múltiples para el pueblo, ya que la ermita no tenía usos religioso”. Es de significar que el edificio era una ruina que pertenecía a particulares desde hace varios siglos, y que ahora forma parte del dominio público gracias a la apuesta de los vecinos de Magaz y del propio Ayuntamiento de Camponaraya.

Aclarar que el nombre de la Asociación es Asociación de Amigos de los Palomares de León, que parece ser que la noticia la han calcado unos de otros.


Irma Basarte10.-